3 efectos psicoemocionales de tu vitrina que demuestran que funciona

Lograr que una persona compre un producto es vender pero lograr que esa persona trate el producto como si este fuera un ser humano, es construir lealtad”

Nada logra delatar tanto a un ser humano como cuando este se encuentra frente al producto, vitrina o marca; sin intervención humana, solo con sus pensamientos y sus emociones. Es el momento de la verdad absoluta y tiene que ser observada y correctamente interpretada.

Sabemos que las tiendas y particularmente las vitrinas necesitan atraer de la mejor manera al público que transita por el corredor de centro comercial o vereda de calle, para así -a través de la afluencia correcta, aumentar las probabilidades de conversión de venta. Es por ello que comparto los 3 efectos psicológicos y emocionales que todo comprador debe expresar frente a la vitrina y que demuestran científicamente que se ha generado una conexión inconsciente entre ambos:

1. Tocar la vitrina: ya sea con la palma de la mano abierta o con el dedo índice (significan diferentes propósitos), esto demuestra psicobiológicamente la necesidad por poseer, conseguir y explorar más allá de lo percibido. Reafirma además la urgencia por “sentir” el objeto tras vitrina, por experimentar a través del olfato y tacto lo observado.

2. Agacharse o empinarse: una expresión corporal inconsciente que nace del estímulo por descubrir el misterio o verdades ocultas que la marca o producto presentan, llevando al comprador hacía el terreno de la fantasía, la intriga y la curiosidad. Si la próxima vez ven a alguien frente a una vitrina, torciéndose o dando saltos, es altamente probable que esté a punto de ingresar a la tienda para descubrir el “gran misterio”.

3. Tomarse una foto con la vitrina: un comportamiento evolutivo que data desde el inicio de la interacción entre objetos y personas en espacios comerciales y no es propiedad exclusiva de la actitud “selfie” que se vive hoy día; si no de una urgencia por registrar el momento, por lograr que la experiencia perdure y por colocar una escenografía al momento que estamos viviendo. Y si esa escenografía es nuestra marca, mejor aún.

¿Y tu vitrina causa estos efectos? Ahora que lo sabes, ¿Cómo será tu próxima vitrina? No puedo esperar a verla! Haz click aquí

Escrito por:

Jorge Toledo-Chacón, CEO Espectacularity

Con Espectacularity sabes al instante que sienten las personas por tu producto mientras están comprando, así puedes personalizar su experiencia de compra y vender cuando tú quieras.

(e) jorge@espectacularity.com

(t) @jtoledoch

www.espectacularity.com